“Es totalmente inaceptable que el Sr Intendente pretenda disponer el pase a planta de personal municipal”

La ex presidenta del HCD Silvana Gordillo asegura que la medida que impulsa Caruso “deja un municipio sobredimensionado, deficitario y con falta de respuesta (…) un Estado cada vez más inoperante NO se soluciona con más personal”, afirma.
“Es totalmente inaceptable que el Sr Intendente pretenda disponer el pase a planta de personal municipal”
14/11/2019
S

r  Director:

Vivimos tiempos complejos, la sociedad civil demanda y exige respuestas a políticas cuestionadas, que no han logrado satisfacer las necesidades. Esto no lo circunscribo a lo político, abarca a diversas instituciones y servicios.

Es responsabilidad de quienes gobiernan (y de quienes van a hacerlo) tomar decisiones prudentes, conscientes de la situación económica-social imperante.

Es totalmente inaceptable que el Sr Intendente pretenda disponer el pase a planta de personal municipal en estas condiciones. Hacerlo previo al traspaso de gestión, dejando un municipio sobredimensionado, deficitario, con falta de respuesta (lo vimos en la nevada de este invierno y lo que ello significó para vecinos, turistas…).

 Es inexplicable que se pretenda tomar una decisión como esta y encima hacerlo por decreto (o al menos eso indica el Diario Andino a quien agradezco la difusión de la información). El decreto es una medida de carácter urgente y necesaria, ya que la resuelve exclusivamente el Poder Ejecutivo SIN la participación de los concejales.

Recientemente tuvimos elecciones. Muchos candidatos presentaron interesantes propuestas. Muchos escucharon a los vecinos de diferentes barrios, sectores intermedios, asociaciones, etc. Hoy saben las necesidades. Los partidos que tienen y tendrán representación en el concejo deliberante no pueden hacer oídos sordos ni mucho menos desconocer las posturas, reclamos, posiciones de la comunidad. Los vecinos tenemos que sostener las juntas vecinales, buscar genuinos canales de participación y de opinión. NO sirve sólo criticar y cuestionar. Todos, entiendo, coincidimos en muchos “Qué”. Tenemos que acordar y encontrar los “cómo”.

Por lo vivido últimamente, observamos que un Estado cada vez más inoperante NO se soluciona con más personal.

Hoy tenemos un sector privado cada vez más pequeño, con terrible presión impositiva y altos costos laborales, con un Estado (en todos los niveles de gobierno, pero especialmente a nivel local) cada vez más enorme, con sueldos considerables, horas extras (algunas justificables, la mayoría no) inexplicablemente muchos nombrados por amiguismo, compromisos, negociaciones entre distintos partidos políticos o sectores vinculados al poder político. Esto lo sabemos, los que estuvimos y los que observamos desde afuera.

Existe la necesidad de transparentar, ordenar, organizar la administración pública. No es una opción o una mera intencionalidad. Es imprescindible.

Esto no es solo una responsabilidad de los funcionarios públicos (las leyes así lo dicen y si no lo hacen esto se sanciona como incumplimiento de los deberes). La ordenanza que “regula” el funcionamiento de la Auditoría Municipal le impone limites, condiciones y restricciones que atentan contra su función.

Los ingresos que recibe la municipalidad (sabemos por las noticias) son importantes (coparticipación, tasas, patentes, licencias, etc.), pero NO alcanza si hay una administración desprolija y discrecional. 

Hoy todos tenemos que ser prudentes, austeros, ordenados en nuestros gastos. Toda familia busca y requiere de optimizar sus ingresos y ser organizado con sus gastos. Es la única forma de ir logrando acomodar lo que disponemos a lo que podemos gastar.

Esto mismo esperamos de quienes hoy y a partir del 10 de diciembre (oficialismo y oposición) administran fondos públicos.

Es necesario en este proceso de doble lectura del proyecto de presupuesto municipal generar una real discusión de los gastos a realizar, de las prioridades, de lo necesario y de lo que no lo es. La inflación es la excusa perfecta para actualizar y ajustar. Proponer un aumento de un SESENTA POR CIENTO (60%) en las tasas municipales, sin ni si quiera revisar lo gastado y la forma de administrar los bienes públicos, es, reitero, inexplicable, inoportuno y, ante todo, una irresponsabilidad de quienes conducen la administración local. 

Muchas gracias.

Silvana Mercedes Gordillo.

DNI 21629553

 

 

 

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter