ESPECIAL PARA DIARIOANDINO

¿Qué son y qué hacemos con los residuos peligrosos o especiales?

En su columna habitual, el grupo ambientalista Agenda Verde escribe sobre qué hacer con las pilas y baterías o residuos especiales que son altamente contaminantes.
¿Qué son y qué hacemos con los residuos peligrosos o especiales?
30/07/2019
L

os residuos peligrosos o especiales incluyen los residuos patogénicos, las pilas y baterías, los electrónicos y eléctricos, y aceites en general. Se los considera de tal manera debido al contenido de sustancias potencialmente peligrosas que desprenden y pueden dar origen a importantes problemas socioambientales.

En esta entrega de Agenda Verde trataremos a los residuos patogénicos y aceites. Les traemos la información para identificar tales residuos y disponerlos de la forma más saludable posible a nuestro alcance. En una próxima entrega les contaremos cómo desechar pilas y residuos electrónicos/eléctricos.

Los residuos patogénicos son los materiales de descarte producidos en unidades sanitarias (hospitales, centros de salud, veterinarias, domésticos, etc.). Estos materiales de descarte son peligrosos debido a que pueden estar infectados con enfermedades infecciosas, especialmente bacterias.

Los residuos sanitarios de los baños de nuestros domicilios, como el papel higiénico, toallitas femeninas, gasas, curitas, preservativos y pañales, deben descartarse en bolsas diferentes, que luego se colocan dentro de las bolsas de los residuos húmedos, y son recolectados los días que corresponden a los residuos húmedos.

En caso de producir otro tipo de residuo patogénico además de los domiciliarios nombrados, como serían jeringas de inyección de insulina u otro medicamento, etc., el hospital es el encargado de recibir tales residuos, los cuales almacena de forma segura en bolsas rojas o contenedores especiales.

Los recolecta esporádicamente un camión de la empresa privada Tecsan bajo licencia provincial, y luego son transportados a Neuquén Capital para su posterior tratamiento.

¿Qué hacer desde nuestro lugar de vecinos en el caso de generar tales residuos patogénicos? Lo aconsejable es disponerlos en una bolsa separada tratando de inertizar si hay objetos punzantes y llevar tal paquete al hospital.

En el caso de un establecimiento que genera mayor cantidad de estos residuos deberían disponerlos y precintarlos en las bolsas rojas correspondientes de manera adecuada según recomienda la empresa de recolección. Esto evita que en el hospital tengan que re-embolsarlo, tarea peligrosa y desagradable que deben realizar los empleados del hospital, y que es evitable si pensamos en el bien común.

Los aceites de cocina usados y las grasas, en combinación con otros restos, como los jabones y detergentes usados en nuestros domicilios, provocan, graves atascos y problemas de funcionamiento y contaminación si son vertidos en el desagüe del lavaplatos o del inodoro.

Si estos residuos llegan a los ríos y lagos se forma una película superficial que afecta al intercambio de oxígeno y la incidencia de los rayos solares perjudicando a los seres vivos del ecosistema, especialmente en nuestros lagos que necesitan de mucha luz para funcionar adecuadamente.

Otro efecto nocivo es que provocan una disminución del oxígeno contenido en el agua residual, lo que perjudica el tratamiento posterior que se va a llevar a cabo en la planta de tratamientos cloacales pronto a inaugurarse en nuestra localidad.

Además, al ser un tipo de sustancia pegajosa, se adhieren con mucha facilidad a cualquier superficie contribuyendo a la reproducción de bacterias potencialmente nocivas en las tuberías con el consiguiente aumento de plagas urbanas y a la generación de malos olores en las casas.

Nuevamente, ¿qué podemos hacer para descartar aceite vegetal usado y grasa? Dado que se estima que cada consumidor genera al año unos cuatro litros de aceite doméstico usado, es fundamental que podamos descartarlo de una forma que no afecte a nuestro entorno y cañerías hogareñas y cloacales. Así, una primera medida a insistir es la reducción de la cantidad generada. Ello requiere un uso más eficiente por parte de particulares y comercios aprovechando mejor el aceite antes de proceder a descartarlo como residuo.


En nuestra localidad el sistema de recolección municipal recolecta los envases plásticos con contenido de aceites, por lo tanto al momento de desecharlos se debe verter el líquido en alguna botella o bidón de plástico cerrada y disponerlo al costado del tacho de residuos, de forma que quede visible para los coleros.

El destino más frecuente del aceite de cocina usado y así recogido selectivamente, es su procesado para transformarlo en un biocombustible conocido como biodiesel, alternativo al petróleo.
Pero como también puede tener otras aplicaciones, incluso más ecológicas y caseras aunque de menor demanda, como su transformación en jabones, ceras, velas (actualmente codiciadas y revaloradas en la Villa) o barnices.

Otro tipo de residuos peligrosos son los aceites industriales o de automóvil usados. El uso de aceites industriales genera un residuo del que pueden derivarse graves daños medioambientales si su gestión es inadecuada. Su eliminación por incineración incontrolada o vertido provoca graves problemas de contaminación en el aire, el agua y el suelo.

El aceite usado es peligroso debido a su toxicidad, baja biodegradabilidad, acumulación en seres vivos, y emisión de gases peligrosos. Estos aceites también producen una película impermeable en el agua que puede asfixiar a los seres vivos que allí habitan. Dos litros el agua que aproximadamente contiene una piscina olímpica.

En el mar o lagos, un compuesto hidrocarbonado como el aceite usado puede perdurar 10 o 15 años. Si el aceite usado se quema origina en el aire importantes problemas de contaminación y emite gases muy tóxicos, debido a la presencia de compuestos de plomo, cloro, fósforo, azufre, etc.

Para tener una idea de la magnitud de esta contaminación, cinco litros de aceite quemados en una estufa contaminarían 1.000.000 m3 de aire, que es la cantidad de aire respirada por una persona durante tres años.

En la tierra, el vertido del aceite usado puede perjudicar tanto el suelo como las aguas superficiales y subterráneas, afectando gravemente a la fertilidad del suelo, al alterar su actividad biológica y química. Tan sólo un litro de aceite usado puede contaminar una superficie similar a la de un campo de fútbol.

Entonces, ¿qué podemos hacer con nuestro aceite de motores usado? Lo aconsejable es al igual que los aceites de cocina almacenarlos en un envase plástico cerrado y en este caso llevarlos a algún taller mecánico o lubricentro cercano/amigo ya que ellos están conectados con un sistema de recolección.

Desde Agenda Verde entendemos que como ciudadanos es nuestra responsabilidad socioambiental compartida hacer un correcto uso y desuso de los recursos por un bien común. Ahora que ya lo sabes solo basta con un pequeño gran cambio de hábito para generar un beneficio compartido, y así exigir al estado y privados que cumplan su parte.

Hoy charlaremos sobre esto en la radio y en quince días nos volvemos a encontrar con otra Acción de Agenda Verde. Si querés saber más sobre Agenda Verde visitá nuestro Facebook @agendaverdeangostura, la página web https://agendaverdeangostura.blogspot.com/, o escribinos al email: [email protected] ¡Y contribuí a desechar de forma responsable los residuos peligrosos!

Fuentes y links relacionados:
https://www.adalmo.es/noticias/aceite-peligroso-y-contaminante/
https://iresiduo.com/blogs/juan-mateo-horrach/residuos-aceite-cocinar-y-impacto-ambiental
http://www.fabricadejabon.es/por-que-es-importante-reciclar-el-aceite-usado-de-las-comidas/
https://www.ecologiaverde.com/que-hacer-con-el-aceite-usado-de-cocina-1162.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Residuos_patog%C3%A9nicos
https://definicion.de/residuos-patologicos/
https://www.ecologiaverde.com/como-hacer-velas-caseras-con-aceite-reciclado-1625.html

Autor: Matías Daulerio, editora de la nota: Luciana Elizalde

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter