ESPECIAL PARA DIARIOANDINO

"La maravillosa espiral ascendente de la economía argentina"

En esta entrega, Daniel Brito explica las distintas variantes que hacen que la economía del país no encuentre un horizonte optimista.
12/03/2019
D

esde julio del 2016 he intentado compartir algunos conceptos vinculados a lo económico pero durante los últimos 2 años dediqué gran parte del tiempo a hablar de temas relacionados a la situación financiera. Sin profundizar demasiado en las diferencias  entre lo económico y lo financiero es posible decir que un problema financiero surge a partir de no disponer el efectivo suficiente para cumplir con una obligación de pago al momento de su vencimiento. Si este es un problema que nos quita el sueño a muchos de nosotros imagínense que puede a sucederle a un país.

Muy linda la definición pero, ¿a cuánto va a estar el dólar en octubre?

Si usted es de las personas interesadas en la adivinación puedo decirle que debería buscar la respuesta entre los profesionales que publican avisos en  el rubro Astrología y Tarot.   Bastante alejado  de la bola de cristal es posible decir que desde el fatídico anuncio de cambio de metas inflacionarias, del 28 de Diciembre del 2017,  comenzamos a transitar a paso firme el pantanoso suelo de la incertidumbre.

Pero, ¿no hay ninguna certeza?

Si, sabemos que: la inflación del  2018 fue del 47,6%, que las LEBACS pasaron de ser un remedio a ser una enfermedad, que la traducción criolla  del término  Carry Trade es bicicleta financiera y que el Fondo Monetario Internacional tiene un plan para ayudarnos a salir del problema…y entrar en otro?

En nuestra extensa relación con el FMI tenemos el privilegio de ser testigos presenciales del acuerdo más importante de los últimos 60 años[1] .

 

 La negociación y la  “renegociación”  del  acuerdo firmado nos permitió acceder a un plan de salvataje  con  condiciones como llevar el posicionamiento de: LEBAC, el Déficit Fiscal Primario (recaudación vs gastos) y la Base Monetaria (emisión monetaria) a “CERO”.  Teniendo en cuenta que en Setiembre del 2018 las LEBAC , como herramienta financiera, equivalían a más del  100% de la base monetaria (dinero circulante + reservas) el problema era realmente grave.

Al intentar quitar de la ecuación el problema de las LEBAC en manos de acreedores privados se decidió generar una nueva herramienta, las LELIQ (Letras de Liquidez del BCRA).  En esta oportunidad el poder sobre esta herramienta financiera cayó en manos del sistema financiero, es decir, los bancos.

“El destino tiene una forma cruel de jugar con nosotros”

A los que nos gusta el cine esta frase de la película “El Gran Pez”  nos permite entender  que somos un país divertido para los que quieren entretenerse con nosotros.  En mucho menos  de un año la necesidad de cumplir con las 3 principales exigencias del FMI y frenar la escalada del dólar  hizo que el volumen de LELIQ  llegue a los $850.0000 millones.

¿Qué quiere decir esto en lenguaje sencillo?

Para que “Doña Petrona”, que tiene plata en el banco, no compre dólares ni se lleve el dinero   le ofrecen hacer un plazo fijo  a una tasa tan alta y seductora  que le gana al precio del dólar.  Con el  dinero de Doña Petrona  el banco compra LELIQ  y obtiene un margen de ganancia por lo que se denomina “intermediación financiera” (obtienen ganancias a partir del dinero de la gente). Esta interesante variación del Carry Trade hace que ante cualquier aumento del dólar  el  BCRA  suba las tasas de interés  (en las constantes  licitaciones de LELIQ) para evitar una “corrida al dólar”.  Uno de los problemas más sencillos de entender   surge a partir de que  todas las “Doña Petrona” que hicieron plazo fijo, a los 30 días,  tienen más dinero pero como el gobierno se comprometió ante el FMI a no “fabricar billetes” se emiten más LELIQ.  Un maravilloso espiral ascendente (algo así como un tornado).

¿Y entonces, como se sostiene esto en el tiempo?

No se puede,  mientras que el valor del dólar suba y el gobierno no pueda intervenir en la cotización, por otro de los compromisos asumidos  ante el FMI: banda de flotación mínima y máxima o zona de no intervención, la única alternativa es mantener tasas altas y emitir LELIQ para intentar  impedir que transformen los pesos en dólares.

 

 Uno de los problemas de fondo de esta situación es la crisis de confianza  que lleva a los posibles inversores  a  decidir posicionarse en moneda fuerte e incluso hace que los “inversores extranjeros”  decidan llevarse el dinero del país influenciados por: el  incremento del Riesgo  País (alimentado por el fantasma del default) y la tentación de acceder a otros mercados emergentes más confiables como China.  Un serio problema es el traslado de tasas a inflación: 2,9% en Enero,  4% en Febrero, 5% en Marzo y un posible acumulado anual mayor al 30% siendo optimistas; algo así como una inflación del 90% entre el 2018 y el 2019.

Como frutilla del postre nos enfrentamos a un problema aun mayor,   que el FMI decida restringir la ayuda ante este espiral ascendente de aire caliente con variables políticas eleccionarias.

A este complejo panorama es necesario agregar que para el 2019 los pronósticos del Banco Mundial[2] arrojan que Argentina tendrá una caída de PBI del  1,7%, la segunda caída más importante de América Latina luego de Venezuela.

Hay que preocuparse cuando se gana más dinero haciendo un plazo fijo que trabajando.

[1] https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-45470057

[2] http://pubdocs.worldbank.org/en/520871542818442113/Global-Economic-Prospects-Jan-2019-Regional-Overview-LAC-SP.pdf

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesa
    19%
    4 votos
  • Me gusta
    0%
    0 votos
  • Me es indiferente
    57%
    12 votos
  • Me enoja
    24%
    5 votos
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter