Cuando el Blues se convirtió en Tango

Desde FM Andina celebramos los 8 años de “El Tango No Para”, y te contamos cómo surgió esta propuesta musical que conduce Walter “El Pelado” Ércoli.
Cuando el Blues se convirtió en Tango
03/10/2018

 “Quiero hacer un programa de blues ¿A vos que te parece?”

 Eso me dijo “El Pelado” hace más de ocho años cuando nos juntamos por primera vez para hablar sobre un posible espacio en FM Andina.

Por esos días apuntábamos a fidelizar a un oyente mayor que, por el perfil musical de la radio, se nos escapaba.

Siempre me gustó la imagen de la gente que matea en soledad, en la cocina de su casa, bien temprano a la mañana, y que escucha tangos por la radio. Me hace acordar a mi abuela materna, que se levantaba diariamente a las 5:30 porque le gustaba la tranquilidad y los colores de la ciudad cuando empezaba a amanecer.  Mi abuela no cantaba tango, solo algunos estribillos, pero los silbaba “de punta a punta”.

Con todo ese folclore en la cabeza, le contrapropuse al “Pela”: “Estoy pensando en un programa de tangos, los domingos por la mañana”.

Se fue con la idea en su cabeza, volvió a los días entusiasmado: me contó que siempre estuvo relacionado con el género, la historias de sus abuelos  y de su vieja (que hoy relata él mismo en su nota), que tuvo un lavadero que se llamaba “Tango” y que tenía esa imagen en la cabeza de la gente que por la mañana matea en soledad en la cocina de su casa escuchando tangos en la radio.

Así fue que la idea original de un programa de Blues, pasó a un programa de Tango.

Recuerdo las primeras emisiones: el Pela armaba unas listas interminables de canciones y hablaba poco y nada. Se fue soltando, se largó a contar historias y le empezaron a quedar temas programados, fuera de la grilla horaria.

 La radio en tanto iba sumando nuevos –viejos- oyentes: a mí me enviaban mensajes y al “Pela” le traían cartas escritas a mano.

 Desde aquellos primeros días hasta ahora han pasado 356 programas. En el medio, el tango fue –como bien dice él- seduciendo a nuevos adeptos que pasaron a engrosar las columnas de los “fieles”.

En toda esta historia, un párrafo aparte merecen Karina (su esposa) y sus hijos Ramiro y Guadalupe, quienes han bancado 8 años continuos  a un esposo y a un padre que por su amor a la radio, ha resignado compartir mañanas de domingos en familia, pero le ha puesto “cortina musical” a las mañanas de domingos de los oyentes.

Mientras tanto, nosotros, estamos orgullosos de tener una radio de Rock, donde –ahora- los miércoles y los domingos, escuchamos tango.

 

Gonzalo Regis

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter