Circunvalación: El municipio reconoció que parte de la traza aún no fue expropiada

Se trata de una franja de 11.611 m2 que le pertenece a la familia Antriao y por la cual pagan tasas e impuestos municipales. El reclamo no está relacionado con la reivindicación territorial de la comunidad Mapuche. La palabra de Pablo Antriao.
 Circunvalación: El municipio reconoció que parte de la traza aún no fue expropiada
01/10/2018
E

l municipio de Villa la Angostura acaba de dar una respuesta contundente frente al reclamo que llevan adelante los descendientes directos de la Familia Antriao en las tierras donde se proyecta la construcción de la Ruta de Circunvalación.

Meses atrás, por medio de una nota, Isolina Homann Barrientos, viuda de Enrique Antriao ( ver “Herederos”) presentó ante la intendencia un pedido para que se certifique el último plano registrado, aprobado y ejecutado por la propia Municipalidad respecto de las dimensiones y características de la calle Picunches.

El municipio respondió: “obra dictamen legal a través del cual dictamina que: “certificar que la familia Antriao cedió únicamente a la municipalidad de Villa la Angostura la calle Pícunches de 17 metros de ancho por 683 de largo ( N. d.R: un total de 11.611 m2), conforme al último plano de mensura registrado”. Esta cesión fue ratificada por Catastro.

 Cabe remarcar que entre ambas obras (calle Pichucnches y Ruta de Circunvalación) existe una diferencia sustancial de m2 ( 11.611) y además, la cesión de la calle Picinches a la municipalidad ha sido una cesión gratuita y sin cargo al estado municipal a los fines de aprobar una mensura de subdivisión; mientras que la cesión de tierras para la Avenida de Circunvalación,  para lo cual se debe concretar la aplicación dela calle Picunches en 34 metros de ancho por 683 de largo ( un total de 23.222 m2)  ha sido en el marco del cumplimento de la ley 1963 y en el contexto normativo provincial de Utilidad Pública declarada por ley y enmarcada en al Ley 804 ( Ley de Expropiaciones) y por lo tanto sujeta a la indemnización por parte del estado Nacional.

Esto mismo lo certificó el municipio y aclaró: “ la MVLA no ha indemnizado, ni es responsable por la cesión de la calle para la afectación de la Ruta de Circunvalación, siendo una obra de Vialidad Nacional quien es la obligada al pago de los metros afectados en exceso sobre la calle Picunches”.

Con esta respuesta, los descendientes directos de Antriao ntiene la certificación que necesitaba para demostrar ante el organismo nacional que esa tierra es de su propiedad, nunca fue cedida y por lo tanto se debería avanzar con una expropiación para concretar la traza.

La voz de la familia

En febrero pasado,  Pablo Antriao ( hijo de Isolina y Enrique) explicó que Vialidad avanza con la construcción de la ruta en parte de un lote que les pertenece y que nunca le expropiaron de manera correcta a la su familia.

Por esta razón, habían iniciado una ocupación de la tierra, “hasta tanto Vialidad Nacional o la Municipalidad de Villa la Angostura llegue a un acuerdo escrito para ver quien se va a hacer cargo de las expropiación”.

“Actualmente nosotros pagamos tasas municipalidad e impuesto provinciales por esta tierra y tenemos toda la documentación en regla”, remarcó Antriao.

 “Si bien no nos oponemos a que está obra se lleve a cabo, dado que es una obra necesaria para la localidad, y hemos respetado hasta el momento los trabajos que se han realizado vemos que de las dos partes somos totalmente ignorados y creo que ya es tiempo de que se nos valore como familia pionera, ya que por muchos años hemos sido víctimas de muchos abusos, en los cuales se nos ha ido de una u otra manera quitando la tierra, como fue con el lote 19-camping Correntoso-“, indicó Antriao.

 Herederos

Pablo Antriao es hijo de Isolina Homann de Antriao y de Enrique Antriao. Este fue  quien heredó a su tío abuelo Victoriano, y este a su vez fue el único heredero de José Ignacio Antriao, quien junto con José María Paichil recibió en el año 1902 del gobierno de General Roca 625 hectáreas correspondientes al lote pastoril N° 9.

"Llegaron, recibieron las tierras que les dio el gobierno, cuando fue el momento hicieron la subdivisión del condominio y cada uno siguió su camino", explican desde hace años los herederos y esgrimen la documentación que acredita que tanto Isolina como sus hijos son los únicos herederos de la parte que recibió Antriao con la subdivisión del condominio.

Por esta razón, ellos sostienen que la comunidad Paichil Antriao, no es heredera de ninguna tierra. En esta marco es que han creado la Sucesión Antriao creada para esclarecer los conflictos de tierras.

"En el año 1936 fallece don Ignacio y antes José María Paichil. Los herederos de Paichil solicitaron la disolución del condominio. Así lo tenían pactado porque habían arreglado que cualquiera de las dos partes podía pedir la división. Las 625 hectáreas quedaron divididas en tres partes: la 1 y la 3 para Paichil y la 2 para Victoriano Antriao. Esa división de condominio está hecha en 1950 y esto quedó finiquitado, lo que era de Paichil y lo de Antriao", dijo Homann en una entrevista realizada en el 2010 por este medio, y aclaró en ese momento su familia recibió un total de 272 hectáreas.

Con los años, la familia se fue desprendiendo de las parcelas, vendiendo y como parte de pago por agrimensuras.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Twitter